Congestión oídos

POSTS RELACIONADOS

  • Otitis externa

    Publicado el 14 de marzo de 2011

    Habíamos dicho que se debe a una inflamación de la piel que tapiza el conducto...

  • Otitis media aguda

    Publicado el 14 de marzo de 2011

    Es la inflamación de la capa mucosa que reviste las cavidades del oído medio. En...

  • Otitis media cronica

    Publicado el 14 de marzo de 2011

    En algunos casos la supuración de oídos persiste durante meses y aún años....

  • Los peligros del uso de hisopos para los oídos

    Publicado el 4 de enero de 2013

    El uso de hisopos para los oídos no está exento de...

  • Otitis media aguda

    Publicado el 14 de marzo de 2011

    Es la inflamación de la capa mucosa que reviste las cavidades del oído medio. En...

VER MÁS ARTÍCULOS »

Consejos para tratar la congestión en los oídos

Publicado el 4 de marzo de 2013

Uno de los problemas más comunes que podemos padecer en los oídos, son las congestiones cuando estamos resfriados. Esta molestia puede ser leve y pasajera o puede complicarse con otros elementos, por eso te damos algunos consejos prácticos para tratar una congestión en los oídos.

Habíamos dicho que se debe a una inflamación de la piel que tapiza el conducto auditivo. Puede obedecer a la acción de agentes irritantes que se...

Hablemos primero sobre los oídos. Aunque nos parezca extraño, los oídos están conectados con la nariz y a través de ésta con la boca. Existe un canal, la trompa de Eustaquio, que los comunica por dentro. Esto podemos verificarlo cuando nos sonamos la nariz, cuando podemos sentir una presión de aire que pasa hacia el oído. Es por la trompa de Eustaquio que el aire pasa.

Ahora bien, cuando nos resfriamos, la mucosidad nasal atraviesa la trompa de Eustaquio y se acumula detrás del tímpano, en el oído medio. En otros casos, la propia inflamación de la trompa provoca la obstrucción. Esto es corriente en niños con problemas de adenoides (vegetaciones).

Características de la congestión de oídos y sus consecuencias

La congestión en los oídos provoca una merma en la audición, que puede ser en uno o en ambos oídos y por lo general desaparece en poco tiempo. El peligro está en que dicha mucosidad, en ocasiones no logra drenar naturalmente debido a la obstrucción de la trompa de Eustaquio. En estos casos, la mucosidad ocupa el lugar que debería ocupar el aire detrás del tímpano y se produce una otopatía secretora.

Es la inflamación de la capa mucosa que reviste las cavidades del oído medio. En general, sobreviene infección que puede ser viral o...

Por lo general, el oído se destapa naturalmente, aunque puede tomar algún tiempo. En los adultos este tiempo puede durar hasta un mes, en caso de persistir la congestión, el otorrinolaringólogo deberá evaluar la situación. En los niños es más complicado, porque no existe un tiempo determinado para que la congestión desaparezca y depende de varios factores, como la edad del niño, el grado de la merma auditiva y la naturaleza del proceso (si es bilateral o unilateral).

Las complicaciones surgen cuando no se realiza el tratamiento médico, pues la disminución auditiva se puede prolongar. También puede gestarse una otitis media aguda favorecida por la presencia de la mucosidad detrás del tímpano, con accesos de dolor ocasionados por la infección en el oído medio.

La otopatía secretora puede tratarse con medicamentos, que generalmente consiste en una mezcla de antibióticos con corticoides orales. Esta combinación no es completamente fiable, pues no siempre funciona. Pero en caso de funcionar, pueden evitar procedimientos quirúrgicos.

Una forma de tratar la congestión sin emplear medicamentos ni cirugía, consiste en la punción timpánica (timpanocentesis o miringotomía), un procedimiento que se realiza en el consultorio y que toma unos momentos y por lo general es indolora, dependiendo de cada caso. Este procedimiento puede ser definitivo o puede reaparecer la infección luego de cierto tiempo, sobre todo en los casos en que el problema que originó la infección no fue resuelto.

La punción timpánica no está recomendada para niños pequeños en general. En caso de realizarse, se recomienda que se haga en el quirófano bajo anestesia general, para evitar riesgos por los movimientos de los niños.

Entre las causas de la congestión están los resfriados comunes, adenoides inflamados, la sinusitis crónica. En los niños menores de 6 años, es frecuente que se presente este tipo de infecciones debido a que sus trompas de Eustaquio son más cortas y no están maduras todavía. En todos los casos de congestión de oídos, si no desaparece luego dentro de la semana luego que el resfrío haya terminado, es necesario consultar con el médico.

Comentarios

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un nuevo comentario

SITIOS RECOMENDADOS